Boicot Académico

El BDS Académico es una respuesta al apoyo institucional de las universidades israelíes a las políticas de ocupación y apartheid contra la población palestina, que, se materializa en una estrecha cooperación con el ejército israelí y en políticas discriminatorias contra los estudiantes palestinos.

Criterio

Las instituciones académicas son una parte clave del engranaje ideológico e institucional del régimen israelí de ocupación, colonialismo y apartheid contra el pueblo palestino. Desde su fundación, la academia israelí ha participado en el establishment político-militar hegemónico en Israel y, sin menospreciar los esfuerzos de un puñado de académicos de principios, está profundamente implicada en sustentar y perpetuar la negación sistemática de los derechos de los palestinos.

Como parte del Comité Nacional Palestino de BDS (BNC) encargado de supervisar los aspectos de BDS relativos al boicot académico y cultural, la Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural a Israel (PACBI) recomienda, desde 2004, realizar un boicot a las instituciones académicas y culturales israelíes.

Tras años de activismo y experiencia en diversos proyectos y actividades académicas, el PACBI publica sus Directrices para el Boicot Académico Internacional de Israel en 2009.

Estas directrices tienen la intención de ayudar a aquellos académicos de principios y a las instituciones académicas de todo el mundo a actuar en consonancia con el llamamiento palestino al boicot, como una contribución a la defensa del Derecho internacional y la promoción de la lucha por la libertad, la justicia y la igualdad. Directrices similares han sido emitidas por PACBI para el boicot cultural.

Antes de adentrarnos en las diversas categorías de actividades académicas que caen bajo el llamamiento al boicot, es importante hacer hincapié, como norma general, en que todas las instituciones académicas israelíes están sujetas al boicot por su complicidad profunda y consciente desde hace décadas en el mantenimiento de la ocupación israelí y la negación de los derechos básicos a los palestinos, independientemente de que dicha complicidad haya sido sustentada mediante el silencio, o mediante su participación efectiva en la justificación, el blanqueo o el encubrimiento intencionado de violaciones de Derecho internacional y de los derechos humanos cometidos por Israel, o a través de su colaboración directa con agencias estatales en la planificación y ejecución de proyectos que contravienen el Derecho internacional y los derechos palestinos. En consecuencia, estas instituciones, todas sus actividades, y todas las actividades que patrocinan o apoyan deben ser boicoteadas. Se debe poner término a los proyectos con todas las instituciones académicas israelíes, tal y como ocurrió con todas las instituciones académicas de Sudáfrica bajo el apartheid.

Del mismo modo, los eventos y proyectos relacionados con personas que representan explícitamente (como en el caso de un decano, rector o presidente), o es comisionado/reclutado para contribuir en los esfuerzos de Israel para “lavar su imagen”, entonces su/sus actividades serán objeto del boicot institucional que el movimiento BDS está solicitando. La mera afiliación institucional a la academia israelí no es una condición suficiente para aplicar el boicot.

En concreto, los siguientes eventos, actividades o situaciones son objetivo de boicot:

  1. Todo evento o proyecto académico (tales como conferencias, simposios, talleres, presentaciones de libros y exposiciones museísticas) llevado a cabo bajo el patrocinio/auspicio de, o en colaboración con, o con financiación de un organismo oficial israelí o con una institución cómplice (incluidos los grupos de presión o lobbies) es merecedor de boicot. Lo mismo puede aplicarse a las instituciones no israelíes que apoyan y patrocinan eventos al servicio de los propósitos propagandísticos de Israel. Las actividades son boicoteables tanto si se celebran en Israel como en el extranjero.
  2. Los siguientes acuerdos y actividades de investigación y desarrollo son objeto de boicot:
    1. Entre instituciones académicas: acuerdos de cooperación con universidades o institutos de investigación israelíes.
    2. Entre el gobierno israelí y otros gobiernos, fundaciones o instituciones.
    3. Entre empresas/multinacionales e instituciones académicas.
  3. La financiación de Israel o de sus grupos de presión (lobbies) a actividades y/o proyectos académicos.
    Nota: Un académico israelí tiene derecho como ciudadano contribuyente, a recibir financiación de su gobierno o institución como apoyo a sus actividades académicas. Siempre y cuando dicha financiación no esté condicionada a estar al servicio de los intereses políticos de Israel en forma alguna, la mera afiliación del académico a una institución israelí no lo convierte a él, ni a las actividades en las que participe, en objeto de boicot.
  4. Las intervenciones y conferencias en foros internacionales por parte de dirigentes o representantes del Estado de Israel o de las instituciones académicas israelíes tales como presidentes, rectores o decanos, son objeto de boicot.
  5. Los programas para estudiantes extranjeros que invitan a estudiar a Israel son objeto de boicot. Estos programas de intercambio generalmente se ubican en universidades israelíes que forman parte del programa de propaganda israelí, diseñados con el objetivo de dar a los estudiantes internacionales una “experiencia positiva” de Israel, blanqueando la ocupación y la negación de los derechos de los palestinos.  
  6. Los premios honoríficos y reconocimientos a funcionarios israelíes, representantes de instituciones académicas, o a instituciones académicas o de investigación son objeto de boicot.
  7. Los proyectos de normalización son objeto de boicot.
    Las eventos o proyectos académicos que ponen a palestinos y/o árabes de un lado e israelíes por otro para que presenten sus perspectivas, trabajen hacia “la reconciliación”, “la superación de las barreras”, etc., se basan en la falsa premisa de simetría/paridad entre el opresor y el oprimido o asumen que ambos, colonizadores y colonizados, son igualmente responsables del “conflicto”. Este tipo de actividades son formas moralmente cuestionables de normalización que deben ser boicoteadas debido a que no tienen en cuenta las causas profundas de la injusticia. Lejos de cuestionar el injusto status quo, estos proyectos contribuyen a que se perpetúe.

    Siempre que se reconozcan los derechos básicos de los oprimidos y se comparta la lucha contra la opresión, los proyectos conjuntos serán bienvenidos y exentos de boicot.  Si cumplen con las siguientes condiciones, no son considerados normalizadores:

    1. La parte israelí del proyecto reconoce completamente los derechos de los palestinos que están establecidos bajo el derecho internacional (correspondiente a los 3 derechos en la llamada BDS); y
    2. El producto o evento en lugar de promover la coexistencia, promueve la “corresistencia”.

    Los debates públicos entre palestinos/árabes e israelíes también están excluidos del boicot si se organiza sin ningún tipo de cooperación con Israel, sus grupos de presión, o de sus instituciones cómplices.

  8. La afiliación institucional de las asociaciones israelíes en organismos mundiales son objeto de boicot. Las campañas coordinadas y selectivas para exigir la suspensión de la afiliación de Israel en foros internacionales contribuyen a presionar a Israel para que respete el derecho internacional. Del mismo modo que la participación de Sudáfrica en los foros mundiales académicos —entre otros— fue rechazada durante el Apartheid, también debe rechazarse la de Israel.
  9. Publicar o evaluar artículos para revistas académicas con sede en universidades israelíes, o publicados en colaboración con instituciones israelíes, o conceder permiso para reproducir material publicado en otro lugar en revistas con sede en Israel. También están incluidas las revistas cuya publicación depende de asociaciones internacionales domiciliadas en universidades israelíes. Se deben hacer esfuerzos para localizar sus redacciones en universidades fuera de Israel.
  10. Ser revisor externo de tesis, escribir recomendaciones, o participar otras formas de arbitraje, como formar parte de tribunales o comisiones de contratación, promociones, plazas, y asesoramiento de becas con universidades israelíes.
    Los académicos internacionales que deciden revisar el trabajo académico de profesorado o estudiantes de universidades israelíes como una cuestión personal no están en conflicto con las directrices de boicot, siempre y cuando sus nombres no sean utilizados por las universidades de ninguna manera para ganar legitimidad. Aceptar ser miembro de un Tribunal de Tesis, ser revisor o asesor, invitado por universidad israelí, sin embargo, entra en conflicto directamente con el boicot institucional ya que legitima la posición académica de Israel en todo el mundo. El boicot también se aplica a las recomendaciones realizadas a los administradores universitarios. Además, las universidades internacionales no deberían dar recomendaciones a estudiantes que desean realizar sus estudios en Israel, ya que esto facilita el incumplimiento de la norma 11, que viene a continuación.
  11. Los y las estudiantes extranjeras y profesorado internacional que estén implicados en docencia o investigación con instituciones israelíes. Si la realización de las investigaciones en instalaciones israelíes, en archivos por ejemplo, para la búsqueda de documentación no implica afiliación oficial (como sucede, por ejemplo, con el estatuto de visitante), entonces la actividad no está sujeta al boicot.
  12. Todas las visitas académicas o misiones de investigación financiadas por Israel, sus instituciones cómplices o sus lobbies internacionales. La financiación del gobierno israelí o de cualquiera de sus grupos de presión debe ser boicoteada. Por otra parte, las misiones de investigación equilibradas, independientes, incluso aquellas que incluyen reuniones con instituciones académicas israelíes cómplices, no son boicoteables, siempre que no se establezca un vínculo institucional (por ejemplo, a través de seminarios, talleres, exposiciones, etc.) de ningún tipo con las instituciones israelíes.

Adherite

Sumá tu adhesión como estudiante, docente o graduado.









Adhiero!

¿Qué puedo hacer?

01

Adherite

Completá el formulario de adhesión. Para ayudar a difundir la causa palestina y el BDS podés difundir tu adhesión armando una declaración (escrita o video) y difundirla entre tus contactos.

02

No cooperes

Negate a participar de cualquier tipo de evento académico que esté patrocinado por una institución oficial israelí o por cualquiera de sus instituciones cómplices. Boicoteá sus eventos tanto como oyente, como expositor o como organizador.
¿Qué eventos son boicoteables? Mirá los criterios que detallamos arriba.

03

Investigá

Fijate si la institución académica de la que sos parte, sea como docente o estudiante, tiene algún acuerdo con instituciones Israelíes. Estas instituciones pueden ser tanto universidades israelíes, entes oficiales del gobierno Israelí, o empresas multinacionales cómplices de la ocupación palestina. Si la tiene y no existe una campaña de boicot contra ese acuerdo, mandanos un mail para que la podamos crear con vos.

04

Denunciá

Denunciá públicamente a los académicos e instituciones que participen de algunas de los eventos o actividades que el PACBI sugiere boicotear (ver criterio). Si no existe la campaña de boicot contra esa institución, mandanos un mail para que la podamos crear con vos.

05

No seas cómplice

Negate a participar tanto como oyente o como expositor de eventos (conferencias, simposios, talleres, etc) que esté patrocinado o financiado por un organismos oficiales israelíes.

06

No te vendas

No concedas el permiso para reproducir tu trabajo académico en publicaciones o revistas asociadas con universidades israelíes.

07

No legitimes

No aceptes ser miembro de un Tribunal de Tesis, ni ser asesor o revisor de tesis de estudiantes de universidades israelíes. Al hacerlo, estás legitimando la posición académica de Israel en todo el mundo.

08

No normalices

No participes como oyente ni como expositor de eventos en los que abarquen la cuestión palestina desde el punto de vista de la teoría de los 2 demonios que buscan presentar en igualdad de condiciones a la violencia ilegítima del agresor con la resistencia legítima del agredido.

09

Convocá

Convocá a tus colegas a unirse a esta campaña brindandoles toda la información necesaria para su adhesión.
¿Qué les digo? Podés descargarte esta carta de invitación para enviárselas.

Descargate el modelo de carta
10

Manifestate

Participá y/u organizá manifestaciones contra eventos, actividades e instituciones cómplices respetando las directrices y el criterio del PACBI que detallamos arriba.

11

Rechazá

Rechazá cualquier premio o mención que quiera entregarte el Estado de Israel o cualquiera de sus instituciones académicas cómplices.
¿Por qué? Al recibirlo estás cooperando con la normalización y el lavado de cara israelí.

12

Oganizá

Oganizá actividades y eventos donde difundir esta campaña de lucha no violenta contra el Apartheid, respetando los puntos anteriores.
¿Necesitás ayuda? Escribinos!

Boicot Cultural y Deportivo

Mediante la campaña “brand Israel” el Estado de Israel busca proyectar una imagen positiva a nivel internacional a través de colaboraciones culturales que le sirvan deliberadamente para mantener, defender o encubrir la opresión a los palestinos. Ante esto, artistas, deportistas y personalidades destacadas de la cultura palestina están haciendo un llamado a boicotear estas colaboraciones.

Criterio

La Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural a Israel (PACBI) recomienda, desde 2004, realizar un boicot a las instituciones académicas y culturales israelíes. Esta petición se basa en el hecho de que estas instituciones son parte del engranaje ideológico e institucional que sostienen el régimen de ocupación y apartheid contra el pueblo palestino. Contribuyen al lavado de cara que necesita constantemente para continuar con sus políticas racistas con impunidad.

La campaña de boicot cultural contra el apartheid en Sudáfrica ha sido una importante fuente de inspiración en la formulación de la campaña de boicot palestino y sus criterios. Comparten muchos criterios sin embargo también presentan algunas diferencias cruciales: el boicot Palestino, a diferencia del boicot cultural de Sudáfrica, es institucional y no se dirige a los individuos como tales.

El PACBI expone a continuación criterios claros y coherentes que abordan específicamente los matices y particularidades del campo de la cultura:

  1. Como regla general, las instituciones culturales israelíes, a menos que se demuestre lo contrario, son cómplices de la ocupación israelí, ya sea a través de su silencio, de su participación en la campaña de “whitewashing”, o por intentar deliberadamente desviar la atención de las violaciones del derecho internacional  y derechos humanos por parte de Israel.
    En consecuencia, estas instituciones y sus actividades tanto propias como las que sponsorean, son objeto de boicot. Artistas internacionales y trabajadores culturales son convocados a que no legitimen ni cooperen a través de sus exposiciones, actuaciones, presentaciones, o cediendo derechos o permisos de reproducción, proyección o publicación de sus trabajos, a estas Instituciones o eventos culturales Israelíes.  
    Del mismo modo, las actividades y proyectos relacionados con personas que representan explícitamente estas instituciones deberían ser objeto de boicot.

    Es importante remarcar que el contenido o el mérito artístico de un producto cultural no es relevante para determinar si es o no es boicoteable. 
  2. Un producto cultural es objeto de boicot si está encargado por un organismo oficial israelí o por una institución no israelí que sirva a “Brand Israel” o a cualquier institución con fines de propaganda similares.
    Los productos Israelíes que reciben algún tipo de financiación por parte del Estado u otro organismo oficial israelí (subsidio, etc) no necesariamente son objeto de boicot. Los artistas israelíes tienen derecho como ciudadanos que pagan impuestos a recibir financiación estatal. Si esa financiación no condiciona ni obliga al artista a servir a los intereses políticos y propagandísticos del Estado, su obra no es objeto de boicot.

    Es sabido, y el hecho está documentado, de que muchos israelíes que solicitan fondos estatales para cubrir el costo de sus productos culturales están obligados a contribuir a los esfuerzos de propaganda oficial israelí. A tal efecto, el artista tiene que firmar un contrato con el Ministerio de Asuntos Exteriores Israelí en donde “se compromete a actuar con fidelidad, de forma responsable y sin descanso para proporcionar al Ministerio con los más altos servicios profesionales.” El contrato también establece que: “el proveedor del servicio es consciente de que el propósito de solicitar sus servicios es promover los intereses de la política del Estado de Israel a través de la cultura y el arte, entre otras cosas contribuyendo a la creación de una imagen positiva de Israel“.
    Lamentablemente, si el artista acepta este condicionamiento, su obra sí se convierte en objeto de boicot ya que contribuye a los esfuerzos de Israel para encubrir y perpetuar su proyecto colonial.
    Siguiendo esta lógica, consideramos que todos los productos culturales no israelíes pero financiados por organismos oficiales israelíes u organizaciones internacionales “Brand Israel” tienen motivaciones políticas y por ende son objeto de boicot.
  3. Un evento o actividad cultural es objeto de boicot si está parcial o totalmente patrocinado por un organismo oficial israelí o por una institución cómplice.
    Continúa en la misma lógica que el punto anterior. Si el evento sirve a los propósitos de marca / propaganda de Israel es objeto de boicot.
  4. Los proyectos de normalización son objeto de boicot.
    Las eventos o productos culturales que ponen a palestinos y/o árabes de un lado e israelíes por otro para que presenten sus perspectivas, trabajen hacia “la reconciliación”, “la superación de las barreras”, etc., se basan en la falsa premisa de simetría/paridad entre el opresor y el oprimido o asumen que ambos, colonizadores y colonizados, son igualmente responsables del “conflicto”. Este tipo de actividades son formas moralmente cuestionables de normalización que deben ser boicoteadas debido a que no tienen en cuenta las causas profundas de la injusticia. Lejos de cuestionar el injusto status quo, estos proyectos contribuyen a que se perpetúe.

    Siempre que se reconozcan los derechos básicos de los oprimidos y se comparta la lucha contra la opresión, los proyectos conjuntos serán bienvenidos y exentos de boicot.  Si cumplen con las siguientes condiciones, no son considerados normalizadores:

    1. La parte israelí del proyecto reconoce completamente los derechos de los palestinos que están establecidos bajo el derecho internacional (correspondiente a los 3 derechos en la llamada BDS); y
    2. El producto o evento en lugar de de promover la coexistencia, promueve la “corresistencia”.

    Los debates públicos entre palestinos/árabes e israelíes también están excluidos del boicot si se organiza sin ningún tipo de cooperación con Israel, sus grupos de presión, o de sus instituciones cómplices.

  5. Son objeto de boicot las misiones de investigación y viajes de estudio que reciben fondos de Israel, sus instituciones cómplices, o de sus grupos de presión internacionales.

Por otro lado, las investigaciones o viajes de estudio independientes, incluso las que incluyen reuniones con instituciones académicas israelíes cómplices, no son objeto de boicot siempre y cuando los vínculos institucionales (por ejemplo, seminarios, talleres, exposiciones, etc.) de cualquier especie no estén establecidos junto con las instituciones israelíes cómplices.

Algunos artistas sostienen que, en lugar del boicot, prefieren visitar Israel y aprovechar la oportunidad de exposición para expresar sus puntos de vista en contra de las injusticias israelíes. Es un idea noble, pero por desgracia, no sólo es poco significativa, sino que está mal concebida. Esta postura no supera ni neutraliza el daño que estas actuaciones significan a la causa palestina. Israel tiene una influencia importante sobre los medios de comunicación occidentales, y estas actuaciones terminan siendo utilizadas para proyectar una imagen falsa de normalidad que le permiten mantener su status ocupante y colonial. Todos conocemos el poder de la edición.

Otra postura que suelen adoptar los artistas luego de rechazar el llamado de boicot y hacer su performance en Israel, es intentar visitar instituciones o grupos palestinos como gesto de “equilibrio” y “equidad”. Es importante que comprendan que con estas acciones sólo contribuyen a la normalización del apartheid, y a la falsa percepción de una simetría entre el opresor y el oprimido. Si bien las visitas a los territorios palestinos ocupados por partidarios y defensores de los derechos palestinos internacionales siempre han sido bien recibidos como una fuente de aliento y apoyo, los palestinos creen que la solidaridad implica respetar el boicot, que es un llamado legítimo de los oprimidos. Es por ello que las instituciones palestinas no acceden a estar dentro de un mismo itinerario de visitas con instituciones o actividades israelíes boicoteables.

Adherite

Sumate al llamado al boicot cultural emitido por el PACBI.








Adhiero!

¿Qué puedo hacer?

01

Adherite

Completá el formulario de adhesión en forma individual o desde tu colectivo.
Para ayudar a difundir la causa palestina y el BDS podés difundir tu adhesión armando alguna declaración (escrita o video) y difundila entre tus contactos.

02

No te vendas

No les cedas los derechos de reproducción, proyección y/o publicación de tus obras a instituciones culturales israelíes o a eventos financiados, patrocinados u organizados por algún organismo oficial israelí u organizaciones internacionales “Brand Israel”.

03

No cooperes

Negate a participar de cualquier tipo de actividad o evento cultural Israelí y/o de instituciones cómplices. Boicoteá sus actividades tanto como espectador, como artista o como organizador.
¿Qué actividades y eventos son boicoteables? Mirá los criterios que cargamos arriba.

04

No normalices

No participes como espectador ni como vocero de eventos en los que abarquen la cuestión palestina desde el punto de vista de la teoría de los 2 demonios que buscan presentar en igualdad de condiciones a la violencia ilegítima del agresor con la resistencia legítima del agredido.

05

Convocá

Convocá a tus artistas favoritos a unirse a esta campaña brindandoles toda la información necesaria para su adhesión.

06

Denunciá

Denunciá públicamente a los personajes e instituciones que participen de algunas de las actividades o eventos que el PACBI sugiere boicotear (ver criterio).
Si no existe la campaña de boicot contra ese personaje o institución, mandanos un mail para que la podamos crear con vos.

07

Manifestate

Participá y/u organizá manifestaciones contra artistas, personajes e instituciones cómplices respetando las directrices y el criterio del PACBI.
¿Cómo me entero de las manifestaciones? Seguinos en Facebook.

08

Rechazá

Rechazá cualquier premio o mención que quiera entregarte el Estado de Israel o cualquiera de sus instituciones cómplices.
¿Por qué? Al recibirlo estás cooperando con la normalización y el lavado de cara israelí.

09

No te alíes

No te alíes a la política del apartheid y rechazá las invitaciones como la de Taglit Birthright Israel.

Boicot Económico

Existen muchos productos de consumo vendidos por empresas israelíes y por empresas internacionales directa o indirectamente cómplices de las violaciones del derecho internacional cometidas por Israel.

Criterio

Como consumidores diarios podemos demostrar nuestro rechazo al apartheid y ocupación Israelí adhiriéndonos al Boicot Económico. Son objeto de boicot cualquier empresa Israelí o multinacional que se beneficie directa o indirectamente de la ocupación territorial de Palestina. Esto implica complicidad con la violación de normas de Derecho Internacional como de los Derechos Humanos de los Palestinos.

El Boicot Económico cumple dos roles importantes: por un lado el consumo responsable genera conciencia social sobre el apartheid y la ocupación Israelí y por otro lado, se convierte así en un mecanismo de presión económica para que cesen las violaciones e incumplimientos. Lo cierto es que intentar boicotear cada producto o servicio que participa del apartheid, puede convertirse en una tarea ardua y un tanto desalentadora por ser, en definitiva, una contribución muy pequeña en relación al impacto concreto que es necesario. Por eso el Boicot económico se vuelve más efectivo cuando se parte de una campaña más amplia (nacional o global) contra un producto u objetivo en particular, como ser, presionar a un minorista a dejar de vender determinado producto israelí.

El boicot es un acto individual, pero se convierte en una herramienta de presión mucho más poderosa cuando es promovida colectivamente y se suman apoyos de organizaciones, movimientos e instituciones que también promuevan y presionen a minoristas de dejar de importar y vender determinados productos israelíes. Podés sumarte a esta iniciativa apoyando las campañas locales y/o contactándonos para sugerirnos nuevas campañas.

ACLARACIÓN: El boicot es contra el Estado Sionista y no contra la colectividad judía, queda por fuera de los objetivos del boicot cualquier comercio perteneciente a una persona de religión o tradición judía que no tenga vínculos comerciales con el Estado ocupante.

Adherite

Si sos parte de una organización política o social  sumá tu adhesión al Boicot Económico.






Adhiero!

¿Qué puedo hacer?

01

No compres

No comprar, ni vender productos con códigos de barras 729 y 841.
¿Por qué? Porque comprando productos israelíes o que financian la ocupación israelí estás aportando a las prácticas discriminatorias, inhumanas y criminales de Israel hacia la población autóctona palestina.

02

Presioná

Pedile a los comercios que venden esos productos que dejen de comerciar con esos productos.
¿Por qué? Porque al favorecer la presencia en nuestros comercios de productos israelíes o que financian la ocupación israelí se avala y legitimiza la ocupación israelí y las prácticas discriminatorias, inhumanas y criminales de Israel hacia la población autóctona palestina.

03

Denunciá

Denunciar a las empresas multinacionales que tienen oficinas en los territorios ocupados.
¿Cómo? Poniéndolas en evidencia, haciendo campañas para boicotear sus productos, mostrando cómo se benefician de la ocupación (impuestos, trabajo, etc.)
¿Cómo las identifico? Podés buscar en el sitio Who Profits para ver quiénes son cómplices.

04

Escribí

Escribir cartas a las gerencias de las empresas pidiéndoles que dejen de financiar el apartheid.
¿Cómo puedo darme cuenta que empresas son cómplices? Podés buscar en el sitio Who Profits para ver quiénes son cómplices.

05

No vendas

Si sos comerciante poné en tu comercio el sello de Espacio Libre de Apartheid Israelí. Explicitando tu adhesión estás ayudando a visibilizar la causa.

Descargate el Sello ELAI
06

Difundí

Armá grupos de trabajo para repartir panfletos en la puerta de las empresas que se beneficien del Apartheid o lo financien.

Boicot Político y Sanciones

Israel es un país en constante incumplimiento con sus obligaciones bajo las leyes del Derecho Internacional. La pertenencia de Israel a diversos foros diplomáticos y económicos le ofrece una chapa inmerecida de respetabilidad, como también un apoyo material para sus crímenes. Es por eso que las sanciones por parte de la comunidad internacional funcionan como mecanismo de presión para que Israel cumpla con sus obligaciones internacionales. 

Criterio

Para lograr que la comunidad internacional sancione a Israel por sus sistemáticas violaciones a los DDHH y leyes internacionales es necesario aislar diplomáticamente a Israel y exigirle a nuestros representantes políticos que no cooperen ni sean cómplices de ningún tipo de política y acuerdo comercial con Israel. Son estas relaciones y acuerdos las que le permiten a Israel continuar con su ideología racista y su expansión colonialista.

Desde el BDS hay 3 principales vínculos políticos que son necesarios boicotear y sancionar: los vínculos militares, los económicos y los diplomáticos.

De este modo, los objetivos a boicotear son todo tipo de actividad política organizada o patrocinada por Israel o instituciones israelíes en la Argentina, tanto a nivel nacional, provincial como municipal. Del mismo modo es objeto de boicot cualquier funcionario o persona pública argentina que participe en alguna de las actividades antes mencionadas, que actue como normalizador, o que apoye abiertamente a la política racista del sionismo.

A continuación detallamos algunos objetivos a boicotear:

  1. Toda visita de funcionarios del Estado de Israel (ver excepción)
  2. Todo congreso o actividad pública de la que participen representantes de instituciones políticas o sociales israelíes, a menos que lo hagan como particulares y no en representación de una institución israelí.
  3. Toda actividad política o social patrocinada por el Estado de Israel.
  4. Todo tratado político, económico, cultural, académico, o de cualquier índole entre el Estado de Israel y el Estado Argentino.
  5. Todo tratado político, económico, cultural o de cualquier índole entre el Estado de Israel y los grupos regionales a los que pertenezca el Estado Argentino como por ejemplo el TLC del Mercosur.
  6. Todo funcionario argentino, institución o fuerza política/social que participe o tenga un rol activo en cualquiera de los puntos antes mencionados.
  7. Toda persona pública que que participe o tenga un rol activo en los puntos antes mencionados.
  8. Toda persona pública, funcionario de gobierno, fuerza política o movimiento social que manifieste públicamente su apoyo al sionismo o que actúe como normalizador. 
  9. Toda institución (y las actividades que organicen o patrocinen) dedicada a la promoción y la defensa del Estado ocupante.
  10. Toda institución dedicada a trasladar colonos sionistas a los territorios ocupados.
  11. Toda actividad llevada a cabo o patrocinada por la Embajada de Israel o con participación de la misma.

Adherite

Si sos parte de una organización política o social sumá tu adhesión al Boicot Político.





Adhiero!

¿Qué puedo hacer?

01

Adheríte

Adherite individualmente y/o promové la adhesión en los colectivos que formes y hagan su propia declaración de adhesión al BDS (escrita y/o video) y difundila entre tus contactos.
Incorporen en tu organización el sello de ELAI (Espacio Libre de Apartheid Israelí).

Descargar sello ELAI
02

Boicoteá

Esto significa que el colectivo u organización de la que formás parte, no coopera ni se relaciona de ninguna manera con instituciones, funcionarios y representantes del Estado Israelí. Siendo parte del BDS también se comprometen a boicotear cualquier participación de representantes o figuras públicas en foros, congresos o actividades públicas o privadas de los que forman parte.

03

Organizá

Organizá actividades informativas y formativas sobre BDS en tu colectivo. Es importante que todas los integrantes de tu organización política o colectivo sepan de qué se trata el BDS para que no boicoteen a personas equivocadas. En todos los tipos de boicot hay excepciones, es importante tenerlas claras para no cometer injusticias.
¿Necesitás ayuda? Pedinosla!

04

Difundí

Difundí el BDS en redes sociales, apoyando cada una de nuestras campañas y difundilas a todo medio de comunicación a tu alcance.
¿Cómo me entero? Seguinos en Facebook.

05

Manifestate

Participá de las marchas por el derecho del pueblo palestino a la autodeterminación.
¿Cómo me entero de las marchas y actividades? Seguinos en Facebook.

06

Denunciá

Denunciá públicamente a las personas públicas e instituciones que brinden apoyo explícito al apartheid y escribiles cartas de repudio. Tu denuncia suma. Es el conjunto de denuncias y el fin de colaboraciones con las instituciones que representan y apoyan a Israel, lo que visualiza cada vez más los crímenes e injusticias que ocurren día a día en Palestina.

07

Contribuí

Como parte de un colectivo u organización política, es probable que tengas acceso a determinados ámbitos y que puedas visualizar ciertos tipos de acuerdos que otras personas no puedan ver tan fácilmente. Si encontrás algún dirigente u acuerdo que concuerden con los criterios de boicot del BDS, informanos y contribuí al BDS organizando o proponiendo una campaña de boicot.
¿Cómo propongo una campaña de boicot? Fácil, escribinos acá.

08

Apoyá

Escribile cartas de aliento a las personas públicas que hagan declaraciones con apoyo explícito a la lucha del pueblo palestino y a la campaña de BDS. Las figuras públicas que se manifiestan a favor de la lucha Palestina y exigen las sanciones correspondientes al Estado de Israel, se ven constantemente atacadas por la prensa que comparte intereses con el Estado Israelí. Apoyarlos y difundir sus argumentos alienta a más personas a sumarse a la causa y comienza a derribar prejuicios sobre la causa. 

09

Exigí

Escribí cartas a los diputados, senadores pidiéndoles que deroguen el tratado de TLC (Tratado de Libre Comercio) con Israel.